EL PROCEDIMIENTO VERBAL DISCIPLINARIO – LEY 1862 DE 2017

EL PROCEDIMIENTO VERBAL DISCIPLINARIO DE LAS FUERZAS MILITARES, LEY 1862 DE 2017

Por: JOHANN CLAVIJO RAMOS

Abogado especialista derecho sancionatorio

Sin duda, los regímenes disciplinarios son duales en cuanto al carácter, es preventiva en el caso que nos atañe por cuanto ajusta actualiza la realidad castrense al contexto social, y correctiva por su alto sentido draconiano, toda vez debe dar respuesta a los fines de la comunidad y la no impunidad cuando la conducta de un funcionario público afecta los principios de la administración; la Ley 1862 del 2018 no es ajena a esos conceptos, se tiñó por una inclinación notablemente preventiva, al incrementar la exigencia de los deberes funcionales y los principios militares; es correctiva, pues aumentó las sanciones de suspensión e imposición de multas, entre otras figuras correctivas.

Lo novedoso que trajo el legislador a diferencia de la Ley 836 de 2003, es que propuso la implementación de un proceso más expedito y ágil, me refiero al proceso abreviado, a saber, introdujo el procedimiento verbal disciplinario, con ello se apuntó a una dinámica diferente a el acostumbrado procedimiento ordinario en el que se llevaban la mayoría de controversias disciplinarias con la pasada ley, pues rara vez se daba aplicación al procedimiento abreviado (Art. 173. L-836/2003), situación que generaba un limitante para el avance de las investigaciones y colocaban en estado de sub judice al disciplinado, afectación que se hacía ponzoñosa, sobre todo al momento de reunir los requisitos de ascenso.

Los principios del proceso abreviado – procedimiento verbal disciplinario

En el actual régimen disciplinario de las Fuerzas Militares, Ley 1862 de 2017, vigente desde el pasado 4 febrero de 2018, está en pleno la obligatoriedad de aplicar el procedimiento verbal, sin perjuicio que las presuntas faltas se hayan cometidos en vigencia de la anterior norma, el legislador soportó esta normatividad bajo el siguiente principio procesal contenidos en el artículo 122:

«PRINCIPIO DE ECONOMÍA. En virtud de este principio:
  1. En los procesos disciplinarios no se podrán establecer trámites o etapas diferentes de los expresamente contemplados en este reglamento.
  1. Los procesos deberán adelantarse con agilidad, en el menor tiempo posible y la menor cantidad de gastos para quienes intervienen en ellos.
  1. No se exigirán más documentos y copias de los estrictamente necesarios, ni autenticaciones ni notas de presentación personal, sino cuando la ley lo ordene en forma expresa.
  1. Los servidores encargados de la función disciplinaria impulsarán oficiosamente los procedimientos y evitarán en lo posible decisiones inhibitorias.»

De igual forma, el procedimiento verbal en el régimen disciplinario de las Fuerzas Militares, podrá adoptarse incluso desde finalizada la etapa de indagación preliminar, una vez reunidos los requisitos para la formulación de pliego de cargos, veamos que señala el Código Disciplinario Castrense en su artículo 233:

«INDAGACIÓN. Una vez conocido el hecho o recibido el informe o la queja, el competente verificará los requisitos previstos en el artículo 129 de esta ley y mediante auto dará inicio al proceso con la etapa de indagación.

La indagación tendrá como fines verificar la ocurrencia de la conducta, determinar si esta es constitutiva de falta disciplinaria, individualizar e identificar al presunto investigado y establecer si ha actuado al amparo de una causal de exclusión de responsabilidad.

 El competente podrá valerse de los medios de prueba legalmente reconocidos y designar un funcionario para la práctica de los mismos.

Como medio de defensa, a solicitud del investigado, el competente le recibirá versión libre en forma personal o por escrito.

El término de la indagación no podrá ser superior a seis meses y no se extenderá a hechos distintos de aquellos que fueron objeto de iniciación oficiosa, informe o queja y los que les sean conexos de acuerdo a los criterios establecidos en esta ley.

Una vez finalizado el término de la indagación o recibidas las diligencias de quien transitoriamente la adelantó, dentro de los quince días siguientes, se valorarán las pruebas practicadas y el funcionario competente proferirá auto que ordene la citación a audiencia o el archivo del expediente, decisión contra la cual no procede recurso alguno.» Subrayado y negrilla fuera de texto.

Qué quiere decir citación a audiencia, pues que indefectiblemente el procedimiento a seguir será, el procedimiento verbal disciplinario, el cual está regulado en los subsiguientes artículos: 234 al 245; como se observa, la oralidad se impuso en este régimen disciplinario de las Fuerzas Militares, incluso para el procedimiento especial del artículo 246, destinado para adelantar el proceso en donde se califiquen las faltas leves, la diferencia radica en el corto plazo que se otorgó para el desarrollo de la audiencia, en donde se previó evacuar todos los actos de sustentación, tanto para el operador jurídico como a la defensa, ya que la misma prevé el fallo la interposición del recurso de apelación.

 

Qué se debe saber del procedimiento verbal disciplinario de la Ley 1862 de 2017

Lo concreto del procedimiento verbal disciplinario para las Fuerzas Militares, es que abolió el procedimiento ordinario, veamos que señaló en cuanto a la transitoriedad de la norma:

«Los procesos que se Encuentren con auto de cargos al entrar en vigencia la presente ley, continuarán tramitándose de conformidad con las ritualidades consagradas en el procedimiento anterior. En caso contrario, la actuación se adecuará al procedimiento previsto en esta ley.»

Es decir, en materia procesal, la ritualidad a seguir, aunque se haya abierto investigación en virtud de la Ley 836 de 2003, el acto procesal a seguir a partir del 4 de febrero de 2018, será el procedimiento verbal disciplinario, citación a audiencia, en donde se efectuarán los descargos, decreto de pruebas, práctica de las mismas, alegatos de conclusión, fallo y interposición de los recursos que correspondan, todo bajo la ritualidad oral.

Habría que señalar que lo novedoso, no es que se haya impuesto la oralidad de ahora en adelante, sino que desapareció el proceso eminentemente escritural, las buenas noticias, es que esa novedosa figura oral, ya estaba prevista y consagrada en la Ley 734 de 2002, de tal forma que, para los abogados con experiencias en dicho procedimiento, en nada debe sorprender, cabe advertir con las modificaciones que introdujo la Ley 1474 de 2011.

He participado de las primeras audiencias del procedimiento verbal disciplinario para las Fuerzas Militares, con sorpresa he visto que, los Directores de Proceso, cuentan con poca experticia en la oralidad, situación que ha permitido tomar ciertas ventajas en cuanto aplicar objeciones bien fundadas, invocar nulidades justificados y sobre todo, acuerdo cada habilidad, desmembrar los formatos establecidos con el que llegan los jueces disciplinarios y tiene sus discursos, pues, como dato significativo, a diferencia de procesos Ley 734 de 2002, los jueces disciplinarios de las Fuerzas Militares no tienen formación jurídica y en muchos casos los asesores jurídicos que los asisten no cuentan con experiencia, ni especialidad en derecho disciplinarios.

No queda más, sino recomendar al militar que se enfrenta en un proceso disciplinario que, la ritualidad es a través del procedimiento verbal disciplinario, por lo que, de mucha utilidad es acudir a una defensa técnica que cuente con suficiente experiencia e idoneidad en el tema, de allí que asesorlegalonline con su grupo jurídico está para servirte.

¡QUIERO ASESORÍA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *