Asesoría legal en convocatoria de junta médico laboral

asesoría legal en convocatoria de junta medico laboral
asesoría legal en convocatoria de junta medico laboral

Nuestro servicio de asesoría legal en llamado o convocatoria a junta médico laboral por pérdida de la capacidad laboral, ya sea por un accidente laboral o enfermedad del mismo tipo o incluso común durante el cumplimiento del servicio.

En este sentido el servicio está enfocado en la verificación por parte de una junta médico laboral que las condiciones médico patológicas y psicosociales  (aptitud psicofísica) no han sido afectadas desde el ingreso a la fuerza como consecuencia del servicio del personal militar o policial.

Todo fin de verificar la existencia de algún evento que cause la disminución laboral para los miembros de la policía nacional y fuerza militares de Colombia, logrando establecer la calificación de la enfermedad y por ende el monto de indemnización al cual tiene derecho el afectado de ser el caso.

Esto además incluye  las Juntas de Calificación de invalidez, que realiza una médica especializada en medicina Laboral, Salud y Seguridad del Trabajo, ya que el componente de este acto administrativo no es meramente jurídico, sino eminentemente médico.

Veamos cuáles son las características principales.

  • Definición sencilla de junta médico laboral.

Hablar de lo que es una junta médico laboral, para una comprensión sencilla, se puede decir que es un acto administrativo en donde se determina la disminución de la capacidad psicofísica de un miembro uniformado de la fuerza pública o del personal civil del ministerio de defensa vinculados con anterioridad a la Ley 100 de 1993.

Así mismo, es el acto que se emite para calificar la disminución de la capacidad laboral por ser un requisito legal y necesario para obtener una indemnización patrimonial por parte de la fuerza a la que pertenece el examinado.

  • ¿Quiénes componen la junta médico laboral?

La junta médico laboral es un órgano o autoridad compuesto por tres médico de planta, los cuales deben ser nombrados por la respectiva Dirección de Sanidad de cada fuerza o la Dirección de la Policía, sus decisiones constituyen la primera instancia médico laboral.

  • ¿Son recurribles sus decisiones?

En existencia de inconformidad, son susceptibles de un recurso llamado «recurso de revisión» que conoce en última instancia el Tribunal Médico Laboral de Revisión Militar y de Policía, el cual puede ratificar, modificar o revocar las decisiones de la Junta Médico Laboral.

  • ¿Qué verifica una junta médico laboral?

Una junta médico laboral debe generar un acta dónde principalmente verifica lo siguiente:

  1. Que el personal militar y policial cuente con la correcta aptitud psicofísica al momento de ingresar a la fuerza.
  2. Verificación de que esta aptitud psicofísica se mantiene durante el servicio, o en caso contrario establecer los tipos de incapacidad y en los casos pertinentes recomendar la re-ubicación del afectado por algún evento accidental o de enfermedad de cualquier tipo a un puesto que pueda desempeñar acorde con el grado de disminución de su capacidad laboral.
  3. Califica si el origen de una enfermedad esta relacionado con el servicio y que consecuencias o secuelas definitivas tuvo el miembro de la fuerza en su integridad.
  4. Revisa el grado de imputabilidad que tiene la fuerza militar en los eventos accidentales y de enfermedad de cualquier tipo.
  5. Fija la severidad de las secuelas y el compromiso de la institución a la cual pertenece el personal afectado.

Según el Decreto 1796 de 2000, el objeto de protección de la norma, a los miembros de la fuerza pública, alumnos de las escuelas de formación y sus equivalentes en la Policía Nacional de Colombia, personal civil al servicio del Ministerio de Defensa Nacional y de las fuerzas militares y personal no uniformado de la Policía Nacional vinculado con anterioridad a la vigencia de la Ley 100 de 1993.

Esto quiere decir que una junta médico laboral incluye a:

  • Todos los miembros de la Policía Nacional de Colombia uniformados o no, independientemente de lugar donde sea prestado el servicio, Medellin, Cali, Barranquilla, Bogotá o el medio oriente.
  • Todos los miembros uniformados o no, de las fuerzas militares de Colombia, lo que incluye al ejercito, la armada nacional y la fuerza aérea entre otros.
  • ¿Cuándo se realiza una junta médico laboral?

  1. Cuando se determina en el examen de retiro que existe una disminución de la capacidad laboral como consecuencia de afecciones por enfermedades o lesiones causa de eventos accidentales.
  2. Si durante el servicio se ha generado un informe administrativo por lesiones.
  3. Cuando la incapacidad sea igual o superior a tres (3) meses, continuos o discontinuos, en un (1) año contado a partir de la fecha de expedición de la primera excusa de servicio total.
  4. Si verifica la existencia de patologías que obligan a ello.
  5. Por petición del personal afectado o sus herederos en casos post-mortem (http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2017/T-165-17.htm).
  • ¿Qué es la aptitud psicofísica?

Según el artículo 2 del Decreto 1796 de 2000:

«Es el conjunto de habilidades, destrezas, aptitudes y potencialidades de orden físico y psicológico que deben reunir las personas a quienes se les aplique el presente decreto, para ingresar y permanecer en el servicio, en consideración a su cargo, empleo o funciones…»

  • ¿Qué quiere decir lo señalado por la norma ?

Que una persona que pretenda ingresar y permanecer en cualquiera de las instituciones de la fuerza pública (Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Policía), debe en conjunto tener una buena o excelente salud; las habilidades y destrezas no son más sino las expectativas que la ley impone con miras a que las condiciones físicas sean puestas a prueba, ya que las actividades propias del rol castrense requieren una exigencia mayor a las que demanda cualquier otra carrera tradicional.

  • ¿Cuál es la Importancia del examen psicofísico?

La importancia de tener las óptimas condiciones de salud, se traducen a unos mínimos necesarios para estar apto al ingresar y además para mantenerse en la institución dependiendo del rol profesional que el uniformado cumpla o desempeñe al interior de ella.

No obstante, algunos pronunciamientos de la Corte Constitucional han proporcionado elementos moderativos acerca de la permanencia respecto del quantum restante de la persona que ha sido disminuida de su capacidad laboral por algún evento adverso haya adquirido, por ejemplo una enfermedad común o profesional y por consiguiente el organismo médico laboral o el tribunal médico laboral, lo han calificado en su aptitud psicofísica como no apto, y que según la interpretación legal no reúne las condiciones de capacidad y aptitud psicofísica para continuar en el servicio.

En estos casos, la autoridad judicial ,mencionada ha provisto una protección «de manera especial a las personas que se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta,» en sendas sentencias de tutela, en casos interpuestos por personal que ha sido retirado por motivos de calificación de no aptitud.

En algunos  la institución pertinente decide retirarlos y  los accionantes alegan ser discriminados y vulnerados en sus derechos fundamentales y, como consecuencia amparan los derechos a la salud, a la vida en condiciones de dignidad, al mínimo vital, a la seguridad social, al trabajo y a la estabilidad laboral reforzada. En tal sentido lo expresó la Corte Constitucional en sentencia T-076/16, la cual dejó sin efectos una orden administrativa que ordenó el retiro del militar y amparó los derechos fundamentales antes citados. Ver sentencia en:((http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2016/T-076-16.htm)

En otras palabras, la aptitud psicofísica que se requiere para ingreso debe ser como apto, más para la permanencia en las instituciones de la fuerza pública deben ser observados bajo los lineamientos que la jurisprudencia ha decantado sobre los derechos fundamentales, de modo que no basta solo dar alcance a la norma que regula la carrera castrense, la institución tiene que propender por capacitar y aprovechar ese personal que de alguna manera se ve disminuido en su capacidad laboral y reubicarlo en condiciones óptimas en beneficio de la institución que redundan en el militar mismo.

  • ¿En qué consiste el examen de la aptitud psicofísica de ingreso, retiro y licenciamiento?

Estos exámenes tienen un propósito muy específico, en el ingreso, es clara la intención que quien se incorpora deba estar sano o en óptimas condiciones, por lo que corre una obligación ineludible para la fuerza correspondiente en elegir, escoger y escrutar muy bien a su personal, so pena que, si no lo detecta al ingreso, debe asumir su torpeza y brindar el tratamiento médico asistencial de la patología no detectada y posteriormente indemnizarla conforme a las tablas de índices del Decreto 098 de 1989.

De igual forma pasa al momento del retiro o del licenciamiento, el personal que culmina su servicio o carrera militar, debe ser sometido a un examen que permita a la autoridad médico laboral identificar las enfermedades y padecimientos adquiridos en el servicio, ya sean de origen común, accidente laboral y/o enfermedad profesional.

Por lo visto, no basta con tener un buen estado físico como señal de buena salud, de hecho, la condición física se va formando con el tiempo a través del ejercicio, entonces, la aptitud psicofísica es un concepto más amplio que involucra también el ámbito psicológico.

  • Importancia de la salud mental al ingreso a una fuerza armada.

La salud mental para el ingreso y la permanencia es vital identificarla previamente, un militar o policía que padezca una enfermedad mental, se convierte en un peligro para sí mismo y para sus compañeros, de allí la importancia de la necesidad de identificar a los sujetos con rasgos conductuales que no cumplan con el perfil requerido al ingreso.

Esto es así porque, al enfrentar el ambiente militar y policial, se convierte en un detonante para aquellos que tienen alguna predisposición, aspecto en donde se debe garantizar el derecho a la salud y a resolver su situación médico laboral en un tiempo razonable.

  • Rigurosidad y prueba del examen psicofísico.

Por lo anteriormente expuesto, los exámenes de aptitud psicofísica tanto de ingreso como retiro, o como cualquier otro evento señalado en el artículo 4 del Decreto 1796 de 2000, se deben practicar con todo el rigor posible, es recomendable que sean acompañados de exámenes adicionales como audiometría, prueba psicológica, exámenes de laboratorio entre otros que sean necesarios y/o requeridos por los médicos tratantes y de acuerdo al evento, es más si se puede completar con la historia clínica sería lo ideal, pues ésta es la evidencia fehaciente que prueba efectivamente que ha padecido una enfermedad en el durante el servicio.

Un elemento de suprema importancia probatoria, es que el examen debe quedar registrado y consignadas todas las valoraciones de los profesionales de salud que intervinieron en la valoración del examinado, en un documento que se denomina «ficha médico odontológica de retiro o licenciamiento», sin la ficha médica, se puede predicar y afirmar sin lugar a dudas que el examen no se ha practicado, además porque esa ficha médica debe tener la firma del examinado.

Una vez realizado el examen, el organismo médico laboral debe calificar la ficha médica y establecer la aptitud psicofísica, esta calificación puede ser apto, cuando no presente novedad alguna, o caso contrario, se entenderá que el examinado está aplazado por sanidad.

En este último caso, la Dirección de Sanidad de cada fuerza o policía, debe inmediatamente coordinar los servicios médicos en la ciudad donde recibe el examinado, con el objeto de obtener los conceptos médicos que conllevaran a la posterior realización de la junta médico laboral.

Es en este acto donde únicamente se puede calificar al examinado como no apto y determinar la disminución de la capacidad laboral entre otras observaciones, incluso llegar a declarar a una persona con el suficiente porcentaje para el derecho a la pensión de invalidez, es decir, por encima del 50%, evento en donde Prestaciones Sociales del Ministerio de Defensa procederá al reconocimiento de dicha pensión vitalicia.

 

  • ¿La Institución te puede negar a la práctica del examen de retiro y/o licenciamiento?

Es indiscutible que el examen de retiro o licenciamiento no se puede negar, el examen de licenciamiento y/o retiro de las fuerzas militares o policía, es un derecho, la no realización del mismo hace imprescriptible ese derecho, por lo que se puede solicitar en cualquier tiempo.

De este tema hay dos posturas, la primera es en la que se sustentan las Direcciones de Sanidad, la cual corresponde a una interpretación errada de la norma, y una segunda, que es una interpretación ajustada a derecho y visto desde la óptica de los derechos fundamentales del militar retirado al que se le negado ese derecho, al que han llegado los jueces en sede tutela.

Entonces, es una mala práctica administrativa la negación de los exámenes de retiro, mejor dicho, es una pésima estrategia administrativa de las Direcciones de Sanidad asume frente a, las múltiples solicitudes que llegan a diario por parte de los miembros que pertenecieron a las fuerzas militares y la policía.

  • El error común en cuanto a la prescripción por parte de la Direcciones de Sanidad.

El error consiste en el siguiente:

La institución asume una posición sesgada de la norma, es decir, brinda una postura en apariencia legal, pero no lo es, y se fundamentan bajo los Decretos 098 de 1898 que posteriormente fue derogada tácitamente por el Decreto 1796 del 2000 y en especial citan el artículo 47 declarando una prescripción, de igual forma, citan como complemento la Ley 48 de 1993, el Decreto 1790 y 1793 del 2000.

Estas normas tratan sobre la obligatoriedad de la práctica del examen de retiro, las normas descritas efectivamente, aparte de instar a la obligatoriedad del examen, también está inserta la carga de la institución de practicarlo en un plazo, que va, para los soldados o policías que prestan servicio militar obligatorio a los sesenta (60) días antes de su desacuartelamiento y para el resto de personal de oficiales, suboficiales, soldados profesional a los dos (2) meses siguientes al acto administrativo de retiro.

El error en el cual incurren las Direcciones de sanidad es tratar de sostenerse en una prescripción de las prestaciones, pero como se dijo ya, la realización del examen de retiro o licenciamiento es de carácter obligatorio, es un derecho fundamental al debido proceso conexo a la salud, en ningún momento la norma lo cataloga como una prestación, de allí que los jueces constitucionales al unísono amparan este derecho.

Como se puede apreciar, la postura legal, contiene dos elementos a saber:

El primero es la obligatoriedad de realizar el examen, pero en ningún lado de la norma cita que ese derecho se extinga por el paso del tiempo, lo segundo, corresponde al término para hacerlo,que  en el caso de los soldados que prestan servicio militar obligatorio, es inevitable que omitan la práctica, por lo que si al soldado, por alguna razón no se le hizo y se pasaron por alto esta obligación,  y por ejemplo: si pasaron más de treinta años de la prestación del servicio militar y si a la actualidad le persisten patologías acaecidas por razón del servicio militar, es un deber de la institución realizar el examen de retiro y de ser pertinente la realización de la junta médico laboral.

Con lo que se constituye un daño en cabeza del Estado y debe ser reparado por la jurisdicción contenciosa administrativa para aquellos que prestaron servicio militar obligatorio.

Para el caso del personal de oficiales, suboficiales y soldados profesionales, y sus equivalencias en la policía, la institución debe notificar expresamente en el acto administrativo de retiro, el lugar y la fecha para la práctica del examen.

Por lo que una consecuencia lógica de no informar lo suficientemente claro respecto de la realización del examen, conllevaría a la exigencia sin importar cuanto tiempo haya pasado para que el militar retirado solicite la práctica del examen y de allí emprender el proceso médico laboral, por lo que, igual como pasa con los soldados que prestan servicio militar obligatorio, se torna en derecho imprescriptible por la negativa u omisión de la institución.

Al particular, la Corte Constitucional en sentencia  T-737/13, mencionó la importancia de ese examen, así:

«consagra la obligación de practicar un examen médico de retiro, con la misma rigurosidad prevista para el examen de ingreso, a todas aquellas personas que van a ser dadas de baja del servicio militar activo, con miras a asegurar que quienes cumplieron con la labor castrense, se reintegren a la vida civil en las optimas condiciones de salud con las que ingresaron, o en caso contrario, para determinar el tipo de asistencia médica, quirúrgica, hospitalaria y farmacéutica que requieran mientras se logra su recuperación» (ver http://www.corteconstitucional.gov.co/RELATORIA/2013/T-737-13.htm)

En otra sentencia reciente donde nuestra firma representó a un soldado que prestó servicio militar en el año 1981 y que mediante respuesta la Dirección de Sanidad negó la realización del examen de retiro, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca dispuso que:

«Encuentra la Sala, que de conformidad con el artículo citado(Art 8 Dec-1796/2000), la Dirección de Sanidad el Ejército Nacional, se encuentra obligada a practicar los exámenes de retiro al personal que deje de pertenecer a la Institución, y no puede exonerarse de esta obligación argumentando que las personas han sido desvinculadas hace más de un año, o que las mismas manifestaron no tener ninguna patología, toda vez que es una obligación legal efectuarlo, así como un derecho irrenunciable el examen de retiro de aquellos que dejan de pertenecer a las Fuerzas Militares y de Policía.»

Para concluir, el examen de retiro o licenciamiento tiene categoría de derecho fundamental, el mismo no se puede confundirse con una prestación, como quiera que de ese derecho se desprenden derechos también fundamentales como el derecho a la salud, al mínimo vital y móvil, al debido proceso entre otros.

  • ¿Es obligatoria la práctica de los exámenes de retiro o licenciamiento?

Si, para ello existen dos momentos como se ha dicho, uno cuando el policía nacional o soldado o infante de marina que presta servicio, según el artículo 7 del Decreto 1796 de 2000 reza lo siguiente: “El examen de licenciamiento para el personal de tropa deberá ser practicado dentro de los sesenta (60) días anteriores a su desacuartelamiento.”

  • ¿Niegan la práctica de los exámenes de retiro o licenciamiento?

Sorpresivamente, sí lo hacen, desatendiendo un mandato legal contenido en el artículo señalado, que dice: “El control de este término será responsabilidad directa de la Dirección de Personal u Oficina que haga sus veces en la respectiva Fuerza y en la Policía Nacional.”

Es una obligación que la institución tiene frente a sus administrados, ante la constante negativa de la práctica de este examen, la Corte Constitucional ha sentado bases sólidas, y determinó que:

El examen de retiro de las fuerzas militares – Es un derecho, no una prestación, la no realización del examen de retiro hace imprescriptible ese derecho.

De la jurisprudencia, puede concluirse dos cosas: la primera, que existe línea jurisprudencial que ampara ampliamente la práctica del examen de retiro cuando éste no ha sido realizado por la Fuerza correspondiente; lo segundo, que las Direcciones de Sanidad por la existencia de una relación especial de sujeción frente a los ex miembros de la fuerza pública, no puede trasladar la carga al administrado sino que debe en cumplimiento de ese deber funcional.

Con apego a los principios constitucionales debe intentar mediante una gestión idónea y eficaz propender por la recuperación de la salud de los miembros de la Fuerza Pública que han sufrido lesiones o han padecido enfermedades en el servicio militar obligatorio y como no los que lo han hecho de forma voluntaria y que hoy se encuentran retirados.

Esto para que realicen la junta médico laboral que determine la disminución de la capacidad laboral y que posteriormente procedan administrativamente al reconocimiento indemnizatorio, económico y prestacional por las secuelas definitivas a las que se tenga derecho, conforme a los Decretos 1796 de 2000 y 4433 de 2004.

  • ¿Qué se puede hacer si niegan la práctica del examen de retiro?

La acción de tutela en una junta médico laboral negada o un examen de retiro no practicado es el mecanismo judicial por excelencia, toda vez que la negativa a la práctica del examen de retiro y su posterior junta médico laboral, afecta la órbita de los derechos fundamentales del ex miembro de las fuerza pública.

Solicita un asesor legal experto en

Convocatoria de junta medico laboral al:

WhatsApp +57 310 618 2989