LAS SANCIONES EN EL RÉGIMEN DISCIPLINARIO DE LA POLICÍA

Por: JOHANN CLAVIJO RAMOS. 

Abogado especialista en derecho sancionatorio

Los sujetos procesales

 

La Ley 1015 de 2006, es la norma del Régimen Disciplinario para la Policía Nacional. En este código se regula sobre las conductas que todo policía debe atender en su ejercicio profesional. Los policías están sometidos a una relación de sujeción intensificada. En esa relación jurídica, es de vital importancia mantener la disciplina, toda vez que es una de las condiciones esenciales para el funcionamiento de la Institución Policial. Los sujetos a este régimen corresponden al personal uniformado escalafonado y los Auxiliares de Policía que estén prestando servicio militar en la Policía Nacional.

 

De las sanciones

 

¿Cómo una conducta puede ser sancionable? En este artículo se describirán las sanciones previstas en la Ley 1015 de 2006. Que después de un procedimiento y en donde se haya probado la conducta constitutiva de falta disciplinaria, se deba imponer una sanción. Las mismas están clasificadas como: leve, grave y gravísima. Por ejemplo: un policía de transito que pida a un ciudadano dinero para no imponer un comparendo, está incurso de no solo de una falta disciplinaria, sino que también es un delito.

 

Empecemos por las faltas leves:

 

En primer lugar, estas faltas son las de menor entidad. Las conductas en la que se puede incurrir en esta sanción están previstas en el artículo 36 de citada ley. La sanción dependerá, si es cometida con culpa, entonces el correctivo será una reprehensión severa, es decir, que se registrara una amonestación escrita.

 

Si la misma es dolosa, entonces la sanción será de multa entre diez (10) y ciento ochenta (180) días. Esto quiere decir, que el dolo amplifica la dosis de la sanción, eso es importante tenerlo muy presente.

 

– Para las faltas graves culposas:

 

En segundo lugar. La sanción prevista el de suspensión e inhabilidad especial de un (1) mes y ciento setenta y nueve (179) días, sin derecho a remuneración. Para las dolosas, se estimó la suspensión entre seis (6) y doce (12) meses, sin derecho a remuneración.

 

– Para las faltas gravísimas:

 

Ya en tercer lugar, encontramos la sanción más severa, está destinada para aquellos Policías que les sea probada su responsabilidad disciplinaria cuya conducta se haya calificado como falta gravísima: esta se divide en faltas gravísimas dolosas o realizadas con culpa gravísima, la sanción es la destitución e inhabilidad general por un término que comienza desde los diez (10) hasta los veinte (20) años.

 

Criterios de atenuación y agravación:

 

Ahora para finalizar, estudiaremos los criterios de atenuación y agravación. Para imponer una sanción (destitución, suspensión y multa) se debe tener en cuenta los criterios descritos en el artículo 40. Por ejemplo, para atenuarla: que no tenga antecedentes disciplinarios, la confesión antes de la formulación de los pliegos (aunque para las conductas descritas como gravísimas no se alteraría el mínimo establecido) y resarcir el daño entre otros. Es obligación del despacho verificar al momento de la tasación de la sanción revisar exhaustivamente estos criterios, pues de esa valoración dependerá si la sanción a imponer debe ser atenuada o por el contrario incrementarla, caso, por ejemplo: la afectación de derechos fundamentales o la trascendencia de la falta.

 

En caso de requerir una defensa técnica adecuada en derecho disciplinario. No dude en contactarnos. 

 

Le puede interesar también: «LO QUE SE DEBE CONOCER DEL NUEVO RÉGIMEN DISCIPLINARIO DE LAS FF.MM»

Comunícate con nosotros al 3106182989